Cine

Los Globos de Oro más feministas de la historia

Anoche se entregaron los Globos de Oro en Estados Unidos marcado por el movimiento #TimesUp que animaba a las mujeres (y a los hombres que quisieran) a vestir de negro, ante las situaciones de abusos en el sector del cine desvelado en los últimos meses del 2017.

Días antes, hubo quien se preguntaba si no era mejor no asistir en lugar de acudir de negro a la gala. La respuesta ha sido clara: NO. Había que estar, era necesaria la presencia femenina en esa antesala de los Oscars.

La voz de las mujeres se oyó más alto y más fuerte que nunca. Actrices como Nicole Kidman, Oprah Winfrey o Elisabeth Moss reivindicaron el papel de las mujeres en el mundo, no sólo en el cine, encima del escenario, con micrófono y ante la mirada atenta de los centenares de artistas que copaban la sala.

La propia Oprah recordaba en su discurso al recoger el Globo de Oro Cecil B. De Mille a Recy Taylor, una joven que fue violada por cinco hombres en 1944 y amenazada de muerte si osaba contarlo. <<Ella vivió durante demasiado tiempo en una cultura donde las mujeres no eran creídas cuando levantaban la voz contra los hombres que ostentaban el poder. Pero el momento ha llegado“, ha asegurado Winfrey, provocando la mayor ovación de la noche.>>, así lo relata Fotogramas en su crónica de la noche ‘El movimiento #Metoo marca unos Globos de Oro más feministas que nunca’.

Lo que deja claro una noche como la de esta madrugada, es que las mujeres no podemos permitirnos el lujo de “desaparecer” de la escena en una noche donde todas las cámaras apuntan al escenario. Ése es justamente el momento que necesitamos para tomar partido y contar todo lo que algunos no quieren que digas y que otros oigan. No podemos permitir que los hombres hablen de nuevo por nosotras, no cuando al fin hemos conseguido que se nos oiga más que hace veinte años. Tampoco podemos dejar que las crónicas del día siguiente las escriban hombres (al menos no todas) porque siempre faltará esa visión violeta tan necesaria hoy día.

2017 fue el año en que el movimiento feminista se hizo más fuerte, las mujeres han tenido oportunidad de hablar más alto y más claro (no sin ello recibir a cambio algunas palabras machistas), se han denunciado abusos sexuales en Hollywood y en otros sectores de la vida cotidiana, hemos presenciado un juicio por violación -mediáticamente detestable-, y hemos protagonizado marchas y manifestaciones en protesta por la desigualdad.

2018 ha comenzado con la aparición de Diana Quer (para ser justos fue el 31 de diciembre), con la noticia de que Islandia (¡ejemplo de país!) ha dado un paso más en pos de la igualdad salarial obligando por ley a las empresas a que tanto hombres como mujeres cobren lo mismo, y con unos Globos de Oro que indican que este año será cuando el feminismo se asentará y los (pocos) hombres que siguen pensando que esto es una “pataleta” de las mujeres, se quedarán solos con su mentalidad retrógrada.

Sí, 2018 tiene que ser el año, porque las mujeres hemos estado oprimidas y calladas y “se acabó el tiempo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s